Mesita antigua restaurada para convertirse en una mesita moderna

Mesita antigua restaurada para convertirse en una mesita moderna

Hay verdaderas joyas que muchos no le dan aprecio. Se pueden encontrar en los trasteros, en el garaje de la casa de los abuelos y en raras ocasiones, al lado del contenedor de basura...

En cualquier caso, cuando se encuentran cosas así, antes de tirarlo hay que planearse pensar que se puede restaurar para volver a usar.

En esta ocasión se trata de una mesita antigua barnizada en un tono cerezo. El estado en que llegó el mueble se podía observar en algunas zonas que se le había ido el barniz y estaba bastante desgastada.

En este caso no se ha querido tocar la estructura para seguir conservando ese estilo vintage, pero lo han pintado con un esmalte gris pastel para darle un toque moderno.

Se empezó primero quitando el tirador para poder empezar a trabajar. Para quitar el barniz se puede usar lijadora eléctrica en las zonas de más superficie y lija de papel o lanas de acero. Para evitar tanta mano de obra lo ideal sería usar un líquido decapante para quitar todo el barniz.

El decapante lo que hará es ablandar el barniz, por lo que es necesario retirarlo con la ayuda de una espátula y lana de acero.

En el cajón donde se encuentra el tirador tienes que mirar de encontrar un tirador más moderno que tenga la misma distancia para que no se vean los agujeros del tirador antiguo. Pero si no lo encuentras o quieres meter un tirador más grande o por el contrario, prefieres meterle un pomo... no te preocupes que tiene solución. En ese caso simplemente tienes que tapar esos agujeros con pasta de madera. Te lo venden ya fabricado, pero si quieres, puedes hacerlo mezclando serrín con cola de madera. Después tienes que lijarlo muy bien para que no se note nada.

Hay que darle una o dos manos de una imprimación de madera que puede ser un fondo sellador o selladora sintética y se deberá lijar entre cada mano de pintura.

Para finalizar ya se podrá aplicar dos manos del color de pintura escogida. En este caso han usado un esmalte gris pastel y se puede decir que ha quedado francamente bien.

Si decidiste tapar los agujeros, ya puedes poner el tirador que quieras volviendo a realizar los agujeros donde corresponda. Para ello necesitarás una broca de madera de 4 mm para poder pasar el tornillo.

Os dejo el Briconsejo donde Dinah lo explica todo: Ver Briconsejo

Fuente de información aportado por diyinspired.com